EVA Y SUS ADANES by Pura María García

EVA HABLANDO DE ADÁN

LA TERAPIA MILAGROSA DEL DOCTOR X (I)

pura con flou y photoshopargucias

MARIA CANDELA PURA ANTES Y DESPUÉS DEL MILAGROSO TRATAMIENTO DEL DOCTOR X

Dónde ha estado Maria Candela durante estos días es un casisecreto que hoy me he decidido a compartir con vosotros, un secreto al que tampoco convendría que dierais mucha difusión…ahora os explico el porqué de este ataque de hermetismo súbito que parece que me haya invadido hoy, un miércoles de viento y cabello de mi melena muy rebelde. Ya os podéis imaginar la direccionalidad variable que toma hoy, entre racha y racha, mi melena-cortada-al-estilo Llongueras y que, como una vez dijo un amigo, “desafía la ley de gravedad”.

Bien, empezaré por el principio, principio que –permitidme la redundancia- no suelo cumplir cuando, de un modo criaturesco y vehemente me dispongo a contar, como un torbellino huracanado y pasional, algo que siento que es interesante. Tras la última entrada que escribí para el blogg, yo andaba un poquito (esto del “poquito” lo escribo como un guiño a alguien que me entenderá a la primera) al 50% de mi energía, así como si en lugar de los 8 días de oro, en mí estuvieran sucediendo los 2 días de latón. No dormía muy bien y, aunque continuaba pintándome los morritos con el rouge de Chanel, no terminaba de encontrarme muy atractiva que digamos, de hecho incluso le había subido al máximo el volumen del audio al espejito ese mágico, que compré en una cibertienda de aparatitos y que está en mi cuarto de baño para decirme, cada mañana, lo guapa que me encuentra —la grabación debe ser de una señora alemana con acento alemán ya que el espejito de marras tiene una inscripción en la que se lee: MADE IN GERMANY— y lo “supeg-guapa” que estoy.Internet, ese gran…conocido y amigo fiel –hasta que te hace algún coito interruptus y te deja más colgada que un cuadro- fue mi consultor porque, pensé, si le digo a alguna de mis amigas o amigos que estoy tristucha, empezarán a preguntarme y…¿cómo les digo que no sé porqué narices me bebería un bidón de ASTENOLIT?

Una compañera de trabajo me había comentado la existencia de una clínica de una ciudad de la Comunidad de Castilla y León, de la que no voy a dar más datos o se me fastidiará la cosa…, que realizaba una terapia realmente novedosa: LA AMORTERAPIA INTENSIVA INTEGRADA. El nombre realmente me sonó un poco estrafalario y pseudopseudo, pero…no perdía nada investigando sobre ella. Según mi compañera, un doctor muy especial, con una formación completísima en nosécuántas universidades europeas se encargaba  en su clínica, un complejo de salud, de realizar distintos tratamientos que lograban, y ahí venía lo atractivo, un rejuvenecimiento de la piel del rostro absolutamente BESTIAL; un aumento de la elasticidad de la dermis corporal totalmente apreciable, incluso a distancia; endurecimiento de glúteos; desaparición de la piel de naranja y hasta de la de chirimoya; estiramiento del cuello; desaparición del cuelgue de la musculatura de los brazos; aumento del brillo en la mirada, invisibilización de los rasgos de cansancio, patas de gallo y líneas de expresión en los ojos; borrado casitotal de las marquitas perilabiales, llamadas “puñetero código de barras” y un incremento de la energía, alegría y sensación de flotar tan impresionante que, desde cualquier rincón del planeta, decenas de clientas hacían cola para dejarse tratar por sus manos casi milagrosas.

Después de leer toda esta información en más de 30 páginas web…qué queréis que os diga…entré en mi CUENTA NARANJA de ING DIRECT, le di a la teclita y mandé que el cajero virtual, un supuesto comercial internáutico y sin bigote, me autorizara a sacar los 3000 euros que guardaba, celosamente, a plazo fijo y…me dispuse a largarme a esa ciudad, de clima continental y un vinito de puta madre. Al llegar al complejo de salud, un lugar de estilo sobrio, enmarcado por un pórtico que le daba un aire muy señorial, escuché que aquella clínica era conocida por el “ático milagroso” ya que se hallaba en la parte alta de la ciudad y porque, además, las mujeres y hombres que entraban allí, tras la terapia, eran  como los abuelitos de los que, después del manoseo divino del doctor, salían tras abonar el importe de la terapia.

Después de que un joven, estupendísimo y enfundado en un traje que, además de ser elegante, le marcaba descaradamente el “paquete de la merienda” (me consta que el bultito en su pantalón no era del teléfono móvil) me acompañase a conocer las instalaciones, pude conocer al doctor  X.  La terapia estaba funcionando, pensé, aún antes de iniciarse el tratamiento ya que del subidón y la alegría de ver al joven “mostrador-acompañante” que tenía al lado, empezaron a regresar a mi cuerpo los calorcitos, los latidos tipo máquina de centrifugar y ese hormigueo genial que nos indica a las evas que…estamos vivitas y coleando (bueno, quien podría estar “coleando” y tener  “colita” no era yo, sino el joven, ya me entendéis)

Frente a mí, en el hall,  apoyado en un mostrador tan brillante que parecía el que utilizaron los publicistas del anuncio del limpiador de maderas PRONTO, rodeado de flores exóticas y enfundado en una bata tan blanca que ríéte tú del inventor del jabón de Marsella…estaba él…él doctor…el chamán del  cambio estético y emocional.

Le tendí la mano, aunque podría haberle tendido hasta la planta del pie: ¡Qué pedazo de hombre! ¿Cómo había cambiado tanto la medicina, y el cuerpo médico, desde que hacía unos años yo no visitaba una consulta? ¿Por qué me habían respetado tanto los virus, microbios, bacterias y otros seres infecciosos en los últimos años? ¿Por qué mis padres no habían emigrado desde mi Alicante natal hasta esa ciudad de Castilla-y-León y yo habría conocido al doctor X…al menos 40 años antes? ¡Por díos! Aquel galeno madurito, de unos 52 o 53 años —puede que no sea muy buena para adivinar la talla de boxer que utiliza  adán, pero la edad…eso…lo clavo—, de ojos pequeños y semicerrados, pero llenos de una picardía brutal y seductora —vale, ya sé que si los ojos eran pequeños y los tenía un poquito cerrados…lo de la picardía es un poco de atrezzo…vale…lo acepto—, con una barba que le daba un aire casual casualmente precioso, entrecana y a medio poblar y unos labios…era un rebelde…lo presentí porque, en lugar de entrelazar la mano que estaba ofreciéndole, se aproximó a mí —en aquel momento convertida en un flan de gelatina de lima-limón— y me dejo dos besos que ESTOY SEGURA no eran parte del tratamiento…

—Tu nombre es Pura ¿verdad?

No me atreví a decirle lo que estaba pensando, le habría soltado, hasta con acento franchute, si hubiese sido menester un “No, soy Lulú, tu Lulú, Lulu cest moi” Pero…claro…si hubiese sido capaz de pronunciar la frasecita en cuestión sin descojonarme, hacerme un nudo en la lengua y , lo que es peor, sin que él hubiese creído que yo a dónde debía ir era al psiquiátrico en lugar de a su consulta…

Le contesté casi sin mirarle a los ojos, intentando hacerme la dura y procurando que no apreciara los coloretes artificiales que me estaban brotando, por generación espontánea, en las mejillas.

—Estamos encantados con tu visita…

¿Visita? No te cortes, doctor X, de ojos semicerrados —pensé para mí— cambia la palabra visita por permanencia o residencia o lo que te dé la ganancia…de aquí, yo, NO ME MUEVO en un año…¿en un año, digo? ¡En una vida! Y eso si no es verdad lo de la reencarnación, J.E…que como lo sea…no me voy de tu lado.

—Mañana empezaremos el tratamiento. A primera hora de la mañana, tras el desayuno, te espero para realizar unas pruebas, necesito saber algunos de tus niveles…

Joder, pensé. Hasta el pin de la Visa te lo digo yo sin que me tengas que hacer ni la mínima tortura…únicamente con que abras los ojos y me mires y me…

—Supongo que sabrás que el conjunto de terapias que hemos desarrollado tiene una base científica y también psicológica…

Por mí, como si en lugar de una base lo que tiene es un tapiflex, le estaba yo comunicando telepáticamente a aquel especialista con aire de Richard Gere de meseta castellana.

—Aunque, el elemento central es el amor, comprender su esencia, sentirlo y vivenciarlo, aprender a recibirlo es…

¿Había pronunciado la palabra AMOR? ¿Amor? Yo recordaba haber oído años atrás, la palabra que acababa de decir ¡díos mío! ¡AMOR!

—La he dicho alguna vez —se me escapó en voz alta.

—El amor no se dice, Pura, se siente, se experimenta, se…

Casi me desmayo…ni el consolador karaoke que me habían regalado mis amigas por mi último cumpleaños había logrado excitarme y conmoverme tanto como aquel castellano atractivo ¡Me moría de ganas por empezar, no el tratamiento sino cualquier cosa con ese desconocido, alías doctor X!

—Ahora puedes dejar tus cosas en tu habitación, tomar una sesión de Spa y un masaje con piedras calientes (¡¡¡CALIENTES, HABÍA DICHO CA-LI-EN-TES!!!) antes de cenar. Te espero mañana, después del desayuno, ¿te parece?

—Me parece, creo que dije, aunque no estoy segura…puede que se me escapase otra palabra parecida como ME APETECE o ME ENLOQUECE, porque J.E me miró y me sonrió con ojitos de gato gatuno….

TO BE CONTINUED

3 comentarios el “LA TERAPIA MILAGROSA DEL DOCTOR X (I)

  1. Sandra Dominguez
    5 noviembre 2009

    Si! al final, la mejor medicina es el amor, según como te deja un cutis fino, fino!.
    Celebro que hagis gaudit del relax, i d’una nova experiència.
    T’estim!

    • pura maria garcia
      5 noviembre 2009

      PRE-CIO-SA!!!! I no saps el millor…però no t’ho contaré fins la segon part.
      L’AMORTERAPIA és sens dubte el conjunt medicamentós més bonic i que millor ens va a les eves. I si tu hagueres tingut davant al doctor J.E…potser te’l presente ben aviat, t’abellix???
      Gràcies per “ser i estar”, Sandra. Tinc un ciriet encés per tal que disabte et truquen d’Alzira i després sigues tu qui em truque i em diga: Pura!!!! He guanyat els meus “estudis superiors”, com tu anomenes a…
      també jo t’estime i molt!!!

  2. SOPHIA
    10 noviembre 2009

    ayyyyyyyy pero donde te has metido?????

    No sera una secta verdad?????
    Bueno, aun asi aprovecha, que a una secta no va una todos los dias.
    Traeme algo de recuerdo, anda…..
    Besos.
    A la espera de las proximas partes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Textos registrados en SAFE CREATIVE

El tiempo es un guasón…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 14 seguidores

Blog Stats

  • 48,286 VISITAS AL BLOG
A %d blogueros les gusta esto: