EVA Y SUS ADANES by Pura María García

EVA HABLANDO DE ADÁN

CIBER-EMPAREJAMIENTO (I)

teclado

teclado

Ayer tuvimos una reunión de amigas, lo que nosotras llamamos cumbre emocional. Sonreía ahora al pensar que existen agrupaciones y reuniones casi para todo.

Son muy conocidas las que muestran el catálogo de fiambreras TUPPERWARE ¿Os cuento una curiosidad que describen en su página web? El ingeniero químico norteamericano  Earl S. Tupper, creó Tupperware en 1944. Dos años más tarde, lanza el Tazón Maravilla, un hito en la historia de Tupperware y un precedente sin igual, que transformaría los hábitos alimenticios y técnicas para la conservación y preparación de los alimentos a nivel mundial. Así que, lanzando el tazón maravilla, con el paso de los años se ldebió llegar al CONSOLADOR MARAVILLA, digo yo, y aparecieron las también famosas reuniones TUPPERSEX. Me abstengo de relacionar los habitos “alimenticios” con esta versión no-plástica de la original norteamericana….

Hay reuniones de AVON;  de STANHOME y sus productos de limpieza; de WEIGHTWATCHERS, esos que se dedican con ahínco a vigilar nuestro peso cuando decidimos ponernos a dieta…y están las reuniones emocionales que mi grupo de amigas y yo organizamos de vez en cuando, sin más ceremoniosidad que avisarnos vía telefónica, comprar un poco de pasta fresca para preparar unos linguini o similar, localizar varias botella de un vino que es familia de todas nosotras, JOSÉ PARIENTE; recordar el helado Häagen Dazs de nueces de Macadamia y llevar al domicilio de la anfitriona nuestro humor, ya sea malo, regular o bueno, nuestras últimas experiencias y…me olvidaba, una buena caja con tiritas waterproof para el partimiento del cuore.

Desconocía que la reunión  TUPPEREMOTIONAL de ayer estaba dedicada, subersiva, secreta y alevosamente, a la abajo firmante y arriba escribiente, moi. No empecé a tener sospechas de la unión de mis amigas hasta que una de ellas sacó un maletín portatil y, de él, extrajo un pc, con su ratón y su almohadilla correspondiente.

—¿Un ordenador? ¡No podéis dejar el trabajo ni para disfrutar de una cena!

Me miraron todas de un modo extrañamente coincidente. Digo extraño porque solemos tener puntos de vista diferentes para casi todo  así que aquello comenzó a tomar un cariz extraño.

—Podéis empezar YA a decirme lo que tenéis preparado, va— les comenté dándome por vencida, aún antes de empezar, como si fuese una niña que juega al veo-veo y no tiene ni puñetera idea de la solución.

El caso era que TODAS estaban de acuerdo, digo yo que será porque soy la única en estos momentos que he renovado mi abono al club de solteras intermitente (joder, CSI, también, qué lío) en que DEBEN ENCONTRARME UNA PAREJA MARAVILLOSA. Lo de maravillosa lo añado yo, porque definitivamente pienso que conviene orientarles un poco ya que les ví dispuestas a desolterizarme fuese como fuese.

Muy ordenadas y de una en una, cosa que me hace pensar en una cantidad de ensayos previos que han debido realizar que ni os cuento, comenzaron a explicarme las ventajas de dejar la solteria y desolterizarse:

—Verás como cuando tengas pareja vas más al cine, que es un pasión tuya, ¿no?, y tendrás más humor, y saldrás más, y te pondrás toda la colección de zapatos, bolsos y ropa interior que tienes, y trabajaras menos y…

Os lo tengo que confesar, les escuché y, mientras lo hacía, no dejaba de reír porque…soy la única del grupo que no tiene ningún apuro en ir al cine sola, cosa que hago con muchísima frecuencia y gusto. Vale, no puedo añadir “y con placer” porque es cierto que, si vas sola, no experimentas el morbo y el gustito de que tu chico te acaricie en la oscuridad fílmica, pero, oye, también así me entero de TODO el argumento, que cuando voy emparejada ¡¡¡¡¡no veo ni los créditos de iniccio!!!!

Lo del humor me producía todavía un poquito más de risa, porque lo tengo y muy bueno, es más, son ellas las que me dicen frecuentemente que, como andan de aquí para allá, discutiendo con su chico, que si  los niños, el coche, la suegra…pues que a veces se sienten más agrias que la señorita Rotermayer.

Del siguiente punto de la lista de magníficas ventajas de emparejarse, sólo tuve que realizar un pequeño acto exhibicionita y permitirles ver el culotte y el sujetador balconette de guipur negro de La Perla para demostrarles que el “interiorismo”, la decoración de mis interiores, no depende directamente de la presencia, existencia o previsión de un adán parejístico. Oye, que si es así…miel sobre hojuelas pero si no lo es…hojuelas sobre miel, EA!

Lo de trabajar menos no se lo creerían ellas aunque estuvieran bajo los efectos de una trasfusión de vodka. Me encanta mi trabajo y aunque os parezca extraño, no lo cambiaría por el relax eterno en las Bahamas. Bueno…si fuese en las Seychelles, no sé, quizás, puede que…lo pensaría.

Después de la risas, la tropa de ataque no dudo en realizar la primera incursión en el campo de batalla: citar ejemplos que animen a la “victima”, yo:

—¿Conoces a E.? Sabes que sale con un abogado de Madrid desde hace un año ¿no? Pues… ¿a qué no adivinas cómo se conocieron, eh?

A mi me dan ganas de contestrales:

—¿En Carrefour? ¿En una ortopedia? ¿En el ginecólogo?

Pero ellas, entrenadas a conciencia incluso para superar la pista americana más completa, responden dándole a su contestación un tonito ascendente que implica, subliminalmente un concepto similar a: “ves, incrédula, tú sigue desconfiando, tú sigue, pavorrona”

Corean la respuesta con tanta afinación que parecen desplegarse como si fuesen varias tandas del grupo ABBA:

—NO, se conocieron por in-ter-net. ¿Qué no te lo crees? ¡NO pongas esa cara, Pura, que la gente que busca pareja por internet no son raritos ni psicopatas…

Nos quedamos esta noche aquí, en este punto, antes de que os cuente cómo, sin mi consentimiento expreso, me ví dándole a las teclas del pc de mi amiga y…

Os dejo, que acaba de sonar una alerta en mi pc portátil y…creo…que… tengo un mail en mi buzón de correo electrónico………..

Sí, mañana os lo termino de contar ¡Lo juro!

Un comentario el “CIBER-EMPAREJAMIENTO (I)

  1. Ignatius
    14 septiembre 2009

    eiiii…que no te veo como Meg Ryan en “Tienes un emilio” …¿o quizás si?. Por cierto, gran placer ver una pelicula en la soledad de una sala de proyección. Yo suelo, o acostumbraba ,cuando vivía en Barcelona, a ir al cine los domingos en la ultima sesión, o en los los dias en que se jugaba la final de la Champiñons Liguez, o la Copa del Rey JC o los partidos de la maxima rivalidad. He llegado a estar solo en una sala de cine, pero no una de esas tipo sala de estar, no que va. Una grande, de grandes estrenos. Si…parece salido de una pelicula, son momentos de aquellos que solo se ven precisamente allí. Lastima que entonces ya no se permitia fumar, que gran escena…yo con una nube de humo de tabaco viendo la ultima pelicula de Bergman….
    También he tenido momentos de los que me averguenzo…me dormi y ronque en una pelicula de Fellini…mea culpa, tambien es verdad que habia cenado y cometido el craso error de tomarme vino con gaseosa….enfin, supongo que Federico y Santa Julietta que estan en los cielos sabra perdonarme.

    Estoy a la espera de la continuación.
    Un beso
    Ignacio

    P.D
    Por cierto…el vino Pariente, buenisimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Textos registrados en SAFE CREATIVE

El tiempo es un guasón…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 14 seguidores

Blog Stats

  • 48,286 VISITAS AL BLOG
A %d blogueros les gusta esto: