EVA Y SUS ADANES by Pura María García

EVA HABLANDO DE ADÁN

EL VIRUS DEL AMOR: PARTE 2ª

SI ES QUE...ES UN ARTISTA... by THOMAS

SI ES QUE...ES UN ARTISTA... by THOMAS

Inspirado en el mismo adán TIQUISMIQUIS, ESPECIAL y …fotógrafo!!

Cuando miré sus ojos, la tercera letra de las siglas del día, la E de E-MO-CIO-NAN-TE pareció dibujarse en su frente, como los tattoos de la Angelina Jolie.

“PERDONA”, me dijo.

¿Cómo que “PERDONA”? Pero si era yo la que tenía que pedirle perdón por no comérmelo enterito. Cómo me arrepentí de no haber nacido negra, en África y en la tribu de los caníbales más caníbales del continente africano.

¡Dios mío! ¡QUÉ GUAPO ES! –pensé mientras el café dejaba su cerco implacable sobre mi vestido preferido y carísimo de CUSTO.

¡Qué le den al vestido, Pura! ¡Qué guapo es!

Aquel adán me estaba hablando a .

En aquel momento supe en mis propias carnes a qué se referían los psicólogos, neurólogos y psiconeurólogos que habían descubierto la innegable capacidad del cerebro humano.

Por mi cabeza, por mi cerebro, pasaron en un minuto miles de sensaciones y mensajes: tuve unas ganas irreprimibles de sacar mi Blackberry y tomar una fotografía de aquellos labios carnosos que se movían y se aproximaban a los míos; pensé en telefonear, ya que hubiera sacado previamente la Blackberry para lo de la foto, a todas mis no-amigas y decirles que un adán 10 estaba frente a mí y me miraba; podría enviarles la foto de Mister Noruega versión lunes por mensaje multimedia y lograr que se chincharan de lo lindo; podía subirme a una silla y empezar a describir al público de la plaza aquella mirada de adán…al fin y al cabo los hacen esos ingleses que se pasan el día hablando en aquella conocida plaza inglesa ¿no?

Mi cerebro dio muestras  de su formidable capacidad aunque no hizo lo mismo mi aparato fonador. OJO, HE DICHO FO-NA-DOR, no quiero confusiones de una consonante nasal por una doble, ¿eh?

No pude articular palabra.

“¿Te has quemado con el café caliente?”, me preguntó Adán EDMUNSENSEN, alías MISTER NORUEGA.

¿Quemado?

¿Caliente?

El café ya estaba evaporado de mi vestido y de mi piel debido SEGURAMENTE al efecto de condensación por la temperatura de mi cuerpo.

Adán sonrió. Yo debí poner una cara parecida a esas chicas que caminan paseo arriba, paseo abajo, con revistas religiosas o propaganda de ONO y ya están un poco hastiadas de que nadie les haga caso.

Una voz distinta a la de adán me devolvió a la realidad: “No hay ninguna mesa libre. Si no te importa esperar un rato…”

La camarera se dirigía a adán para explicarle que no podía sentarse a comer todavía. MI capacidad de reacción, misteriosamente se puso en marcha y, sin saber cómo, mis cuerdas bocales, mi glotis, mi lengua y todo mi acervo lingüístico, heredado de los primeros humanes, se pusieron en marcha para pronunciar una frase mágica:

“¿Te quieres sentar conmigo?

La parte de eva borde que hay en mí y en todas vosotras, no creáis, me provocó un pensamiento borde: “Joder, te estás luciendo. ¿No te suena lo que acabas de  decir, Pura? ¡Si es la pregunta que le hace la ratita presumida a todos los candidatos que se le acercan mientras barre su casita! ¡Qué fuerte, Pura! ¡Qué fuerte!”

“Si quieres dejo de barrer…” dije en voz alta, sin darme cuenta.

“¿De barrer?”, preguntó adán sorprendido.

“Los mares barría yo para que no te mojaras, bombón…” pensé sin cortarme mentalmente un miligramo y pareciéndome a un albañil piropeandoa  una rubia…

“¡Va! ¡Te pido otro café, por lo menos! ¡Y te prometo que esta vez no te lo tiro!”, dijo adán.

Yo hubiera deseado que se hubiera referido a la acepción del verbo TIRAR que todas estáis pensando, esa que se toma la forma reflexiva caracterizada por poseer la terminación  “-se”. Ya me entendéis ¿verdad?

Adán tardó un instante en dejar caer su culete de melocotón sobre la silla libre que había en mi mesa. Reíros vosotras del profesor de baile ese de FAMA que tiene un culete que parece una reproducción en miniatura del  telescopio Hubble. MI adán sí tenía un trasero que era el verdadero telescopio HUBBLE: contemplarlo te hacía ver las ES-TRE-LLAS y las GA-LA-XIAS y la LE-CHE, digo la Vía Láctea…

Si me traía la camarera otro café yo era capaz de auto-verterlo sobre mí misma, en un acto de auto-lesión sin consecuencias graves, con tal de que adán me pasara la mano por el vestido para que el café no me manchase…

Sin dejar de mirarme, creo que más por que le gusté que porque el solecito de junio le pegaba directamente a los ojos y le deslumbraba, puso sobre la mesa algo.

¡Dioooooooooooosssssssssssss! -pensé- ¡Encima es un artista!

Imaginé que adán, además de poseer el Hubble adscrito a  la parte inferior de su linda espalda, los labios más guapos del planeta y los ojos más profundos y claros del universo, era una especie de artista bohemio e interesantísimo. No me quedaba otra opción ya que…ese bombón no iba a ser fotógrafo de bodas, comuniones o bautizos ¿no? ¡Faltaría plus!

Con suavidad, adán colocó sobre la mesa una cámara de fotos.

“¡Una cámara!”, fue lo que acerté a decir.

Adán debió pensar que yo había salido directamente de Barrio Sésamo o del último capítulo de POCOYO, porque que una eva al ver una cámara no dijera “¡un dromedario!” o “¡Twinki-twinki!” debía ser un indicio de que…la capacidad del cerebro, como los psiconeurólogos habían demostrado minutos antes, podía esfumarse cuando el nivel en sangre de la hormona del agilipollamiento enamoril era mayor que el permitido por la OMS.

“¿Te gusta la fotografía?“, preguntó adán.

A lo mejor la hormona citada también le estaba invadiendo su sangre porque…su pregunta tampoco era una pregunta de quesito del TRIVIAL, la verdad.

“Es una PANASONIC DMC FZ 30”

Me equivocaba. Adán estaba dándome las primeras muestras de inteligencia. La pregunta sobre si me gustaba la fotografía tenía una intencionalidad IN-TE-LI-GEN-TE: quería continuar aquella relación, la NUESTRA.

De acuerdo, se trataba de una relación muy corta, tanto que casi no se había iniciado pero…el amor incipiente y la pasión estaba en la atmósfera…Sí. Estaba claro.

“¿DMC, qué?”, le solté sin vacilar.

No me siento muy capaz de transcribiros lo que me explicó a continuación. Supe que era una respuesta completísima, correctísima y…liadísima porque creo que no dejo ni unas siglas ni un término fotográfico por decir:

“…y las lentes, como ya sabrás, son las famosas LEIKA. Las conoces ¿verdad?

Estuve tentada de contestar con una respuesta comodín, una de esas que sueltas cuando no tienes ni idea, pero no me pareció muy seguro dado el momento tan delicado que atravesaba NUESTRA relación, su fase inicial. Le hubiera gastado una bromita de las mías pero…

Le hubiera dicho algo así como “¡Anda, si creía que habías dicho IKEA!, esa tienda sí que la conozco, sí…”, pero no deseaba que creyera que la ironía iba a presidir NUESTRA vida en común.

El sol estaba calentándome la nuca de un modo tal que yo no sabía si lo que tenía era una inflamación del punto G, un ataque de EROS o una insolación que se estaba iniciando al mismo ritmo que aquella relación tan imaginativa. Digo imaginativa por lo de la fotografía y las imágenes, no por nada, ¿eh?

La camarera trajo a la mesa lo que adán había pedido para comer  y el enésimo café para mí.

Hubiera dicho que sentía taquicardia y palpitaciones por la proximidad física, espiritual, emocional y…fotográfica de aquel Mister Noruega pero el sabor a café que tenía adherido al paladar, con la misma fuerza con la que se suponía que las dentaduras postizas se pegaban al pegamento ese COREGA de las narices, me hizo pensar que tal vez los mil-y-un cafés que ya llevaba encima podían ser la causa más que probable.

“¡Nunca había probado el pollo con salsa de ajos!”, dijo adán, mientras comenzaba a cortar un cachito de muslo del ave en cuestión.

“¡Y patatas a lo pobre!”, añadí yo con la misma gracia que Arguiñano le pone cuando explica como le abre la boca al rape y lo filetea.

“¡Qué coincidencia! ¡Has pedido lo mismo que yo he pedido para comer hace un rato!“, expliqué con cara de señora que abre al puerta de su casa y se ve encima a un cámara de televisión del programa CALLEJEROS.

Menos mal que aquel adán fotógrafo no miró alrededor y no comprobó que el 99% de comensales estaban cepillándose también…pollo a la crema de ajos y patatas a lo pobre.

“No, no nos queda. Hace ya un buen rato que solo podemos servir pollo a la crema de…”, escuché a la camarera.

Digo yo que lo que estaba intentando aquella rubia platino con pantalones ajustados y escote vertiginoso, escote en V MAYÚSCULA, era boicotear mi momento mágico con aquel adán.

“¡Cállate, mujer!”, no me jorobes la oportunidad del siglo. Si te escucha lo del pollo no podré entrarle con eso de que no creo en las casualidades, no existen; existen las causalidades y el azar y el destino que, de un modo u otro…”

Decir esa frase sobre la causalidad era como decir que una no creía en los platillos volantes pero tenía entendido que daba resultado si, a continuación y evitando cualquier dilación, se pasaba a la fase B de la teoría de la causalidad consistente en  arrasar dialécticamente y sepultar a adán con argumentaciones del tipo: “¿No te das cuenta de que todo es un signo de que los encuentros entre personas especiales, COMO TÚ Y COMO YO, pueden producirse cuando ya no lo esperábamos? y blablablá…”

Adán cortaba el pollo.

El pollo se deshacía bajo el cuchillo certero y ágil de adán y yo me deshacía…bajo…el puñetero sol que me estaba produciendo un eritema amoroso, digo solar…

TO BE CONTINUED…TOMORROW.

Yes…TOMORROW…

Un comentario el “EL VIRUS DEL AMOR: PARTE 2ª

  1. DOÑA FRANCISCA
    13 junio 2009

    JOPEEEEEE PURIFICACIÓN, que nos tienes con el corazón en un puño mujer… y digo yo que ya es TOMORROW y la continuación no aparece!

    ainss que me muero de la curiosidad, por cierto ya imagino que con esas carácterísticas que describes, -y que no se ofenda nadie-, el ADAN o ADONIS sería foráneo y no oriundo de nuestro pueblo ducal, puesto que parece que aquí en nuestro pueblo, se cultiva otra espécie pudiéramos decir más tropical, (por decir algo, claro está)…

    Y claro, todo eso suponiendo que el ADAN era humano de verdad y no una alucinación solar o un precursor extraplanetario de la movida del 2.012 , ya sabes…

    Por cierto, no olvides contarnos que fue de tu amiga Carmen y si ya está con planes nupciales, plisss
    besos mil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Textos registrados en SAFE CREATIVE

El tiempo es un guasón…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 14 seguidores

Blog Stats

  • 48,286 VISITAS AL BLOG
A %d blogueros les gusta esto: