EVA Y SUS ADANES by Pura María García

EVA HABLANDO DE ADÁN

¿EXISTE LA MEDIA NARANJA? 2ª PARTE

NARANJA by MAYR

NARANJA by MAYR

¿EXISTE LA MEDIA NARANJA?

Realmente, todas y todos coincidiréis conmigo en que el tema es tan importante, y por otro lado afecta a tantos evas y adanes, que merece la pena dedicarle dos  y hasta tres posts de nuestro blog.

La media naranja.

El medio cítrico con el que deberíamos ser felices, en caso de encontrarlo.

La media naranja.
Recordemos que en el post de ayer resaltábamos las características de la dichosa frutita, dulce y sabrosa si la encontramos y ácida y puñetera si el destino nos la niega.

Siempre recuerdo, cuando hablo de naranjas y sus medias, las clases de ciencias de BUP en las Hermanas Teresianas. Allí, una monja modernísima, que por aquel entonces me enseñó a distinguir los Levis americanos de los de imitación, nos explicaba la fotosíntesis, las valencias, los ácidos y las bases y no-sé-qué-de-la-alcalinidad. Aquel espécimen extraño de monja de la era AQUARIUS decía algo así como que un ácido y una base se neutralizaban.

Digo yo que por eso si una, que es un poco base o básica, se encuentra con una media naranja errónea -en caso de que realmente quede probada la existencia de los semicítricos-se produce una reacción de esas a las que la monja hacía referencia y se desata, como resultado final, una neutralización: la del amor, la del gustito y la de la par-eja, ¿no?

LA MEDIA NARANJA

En el post anterior, dejamos a eva, encarnada en la eva que les escribe, en la etapa de adolescencia y pre-madurez en la que se producen los primeros ensayos de búsqueda de media naranja ¿Lo recuerdan?

Eva tenía 20 años, había encontrado unas 8 medias naranjas pero al parecer, y dada la rapidez de movimientos o desplazamientos de dichas mitades hacia otras evas, no se trataba de la que teóricamente el destino tenía reservada para ella.

Eva cumple 20 años, vive un florecimiento solo comparable con la época renacentista en el arte, la vida se abre ante ella, ella se abre ante la vida y, porque ocultarlo, se le abren también junto a su corazón un poquito las piernas. El despertar del sexo es real y tangible.

Más tangible en unas evas que en otras porque, no sé si por fortuna o por desgracia, algunas evas quedan tangiblemente embarazadas por el amor y el despertar del sexo. Según estudios científicos un tantoporciento escasísimo lo hacen de su media naranja, una prueba más que pone en duda la existencia de la misma.

Eva disfruta conociendo y explorando distintos mundos: el universitario, el laboral, el intelectual, el de la pareja y, en algunos casos el de los tríos, llamados por las evas que quedan fuera de ellos la agrupación-emocional-que-pone-los-dientes-largos.

Eva está monísima.

Eva comienza a ser consciente de que el mundo se abre ante ella y despliega un abanico de vivencias y posibilidades.

Genial, ¿no?

Pues no.

Eva no ha olvidado algo que parece grabado en su ADN, y esas siglas no corresponden a ADÁN DICE NO o  AUSENCIA DE NARANJAS.

Estoy convencida de que el ADN de eva tiene un gen específico, desde aquella primera eva que se adosó a adán en tiempos inmemoriales, que debería llamarse BMMD: BUSCANDO-MI-MEDIA-NARANJA-DESESPERADAMENTE.

Y es que eva, también en sus 20 añitos, busca su media naranja sin preguntarse si de vedad lo desea, buscarla o encontrarla, sin plantearse que características ha de tener dicha mitad, vamos que ni siquiera contempla el dilema de: media naranja o medio melón.

No seáis malas, sé que estáis pensando que si eva buscase un medio melón lo encontraría mucho más fácilmente

¡Cómo sois!

El caso es que eva, de los 20 a los 30, inicia una búsqueda naranjil distinta a la fase previa. Ya se plantea el tema de su media naranja como uno de los elementos que integran el kit de la eva completa-plena-realizada-y-feliz-al-modo-estándar. Dicho kit, del que nadie nos ha dicho nada ni probado su eficacia positiva, empieza a construirse en la mente de eva.

Parece ser que está integrado por: un trabajo, un novio (la versión tradicional de la media naranja), un sobrino a quien pasear, un grupo de amigas incondicionales, un coche ni grande ni pequeño, un fondo de armario decente y poco más. Si eva logra “juntar” las piezas del kit será feliz y se dispondrá a entrar de modo exitoso en la siguiente fase, comprendida entre los 30 años y la senectud: la vida de una mujer feliz y como dios manda.

Dios debe mandar muy poco o nada porque eva busca la media naranja y, con cada ensayo y error, va almacenando cierto nivel de cabreo existencial. La cosa no es tan grave como sucederá en las fases subsiguientes pero, desde luego, ir partiendo mitades de naranjitas y comprobando que no es la tuya le empieza a tocar las narices a eva un poco.

Eva veinteañera se lo tomaba como paraditas en el camino que dilataban un poquito el gran encuentro, aquel que nos colocaría en brazos de un cítrico atractivo, erótico-festivo, estupendo y only for me.

Eva treintañera comienza a escuchar un tic-tac jodidamente peculiar, el de su reloj biológico.

Como todavía no han hecho acto de presencia las patas de gallo ni el código de barras labial y los ecos de los cuentos de hadas y princesa -que no sé cómo narices llevamos insertados en un misterioso microchip cerebral- todavía perduran en nosotros, cada naranjazo que nos atiza la vida, o nosotras mismas, nos parece únicamente una prueba de que adán es complicado pero NUESTRO ADÁN no lo es, aunque no sabemos qué datos introducir en nuestro GPS vital para que podamos localizarle esté donde esté el muy jodido.

Esta eva que les escribe hizo algo que en el manual de la perfecta eva se halla registrado como un error, un naranjazo descomunal.

Porque… no encontrar la media naranja y dudar de su existencia no es el problema más grave con el que se puede encontrar eva en su peregrinaje cítrico.

No.

Lo más heavy es lo que me pasó a mí.

Su denominación científica es NARANJAZUS CON VISUS CRONICUS.

Creí encontrar mi media naranja. Preparé el exprimidor del amor. Me reconocí como base que había al fin hallado quien le produjera la reacción química anhelada, citrifiqué mi corazón, di el cantazo y me lancé al proceso de naranjización crónica: ME CASÉ.

Sí, con mi supuestamente supuesta media naranja.

Estaba tan idiotizada que no se me ocurrió pensar que si mil millones de eva no encuentran su media naranja, como mínimo, antes de los 40… ¿Dónde iba yo con 22 añitos? ¿Me había tocado en el rasca-rasca de la vida una media naranja de acceso directo, sin padecimientos espacio-temporales?

Sin comentarios. Ni se os ocurra decirme nada que me altero todavía hoy.

Sí, caí presa del NARANJAZUS CRONICUS.

Y lo más jodido es que nadie me había presionado ni dado pruebas fehacientes de que si me daba el naranjazo pronto, el desnaranjazamiento iba  a ser menos doloroso.

Mis amigas evas me decían que había sido afortunada de hallar tan pronto a mi naranjito aunque ellas, sospechosamente, continuaban solteras y muy aplicadas en su búsqueda de su mitad cítrica.

En pleno proceso de naranjización, el mío, escuchaba a mis amigas comentarios curiosos: “Pues hija, lo de Fernando parecía pero… nada de nada. Ha sido irnos de viaje y…qué cambio, de verdad. Lo que me duele no son los 2 años con él, no, es que su madre y su hermana están destrozadas”

¡Joder con el naranjal y el cultivo de la naranja!

Yo no me percaté entonces pero se podría haber deducido fácilmente que la media naranja de una no venía colgada sola del naranjo. A su alrededor habían más cítricos, los citricofamiliares, las naranjas que acompañaban al candidato cítrico.

Por si la cosa no era difícil y cada nuevo naranjazo no tenía consecuencias progresivamente más terribles…los citricofamiliares hacían acto de presencia.

Este punto tan importante es el que numerosos científicos consideran el detonante de un giro inesperado en la búsqueda de la media naranja por parte de eva: el que eva experimentará cuando entre en el período evístico comprendido entre los 30 y los cuarenta años.

La presencia inesquivable de los citricofamiliares hará que la duda que eva se plantea entonces de “¿existe mi media naranja?” tome una forma nueva pero…eso es tema del post de mañana.

Para finalizar, os transcribo algunos datos sobre la naranja, recogidos de la página de una asociación infoagraria de renombre y, como sospechabais, la relación de dichos datos con el tema que nos ocupa (y nos preocupa, sí)

Familia: Rutaceae.

Sí, un poco rutos y brutitos son los adanes estos de entre 20 y 30 añitos, sí.
-Género: Citrus.
-Especie: Citrus sinensis (L.) Osb.

Sin-ensis; sin-pudor, sin-mucha madurez; sin-un duro…entre los 20 y los 30 adán es asin-en-sis, sí.
-Porte: Reducido (6-10 m). Ramas poco vigorosas (casi tocan el suelo). Tronco corto.

Ay, me temo que este punto es el más claro: ellos no tocan el suelo pero los adanes más perezosos sí tienen una parte anatómica, sin forense, con la que toca el suelo de tranquilos que son muchas veces.
-Hojas: Limbo grande, alas pequeñas y espinas no muy acusadas.

Esto de las alas pequeñas debe ser metafórico porque vuelan de flor en flor y no se cansan…¿A qué se referirán con eso de “limbo grande”? ¿qué parte de adán será su limbo, su limbo grande?
-Flores: Ligeramente aromáticas, solas o agrupadas con o sin hojas. Los brotes con hojas (campaneros) son los que mayor cuajado y mejores frutos dan.

Lo tenéis claro ¿no? LOS CAMPANEROS son los que mejor cuajado y frutos dan. Sin comentarios ¿verdad?

By Pura María García

https://evaysusadanes.wordpress.com

2 comentarios el “¿EXISTE LA MEDIA NARANJA? 2ª PARTE

  1. SOPHIA
    2 junio 2009

    Genial!!!!de donde sacas tanta inspiracion???? eres acaso una visionaria de esas que la Historia da de vez en cuando???

    Subrayo:”Acido + base = neutralizacion…..” esto esta comprobado???? con que instrumento???
    Sigo subrayando: ” Busqueda naranjil, para completar el kit de la felicidad….”…… cual busqueda del Santo Grial…… pero a estas alturas ya sabemos lo que es el santo Grial y donde esta….. o no lo sabemos???
    Por cierto….. el kit de la Felicidad se compone de unas piezas fijas, o se pueden intercambiar?
    Y lo mas importante…. se completa alguna vez el puzzle, o es un truco para tenerlnos entretenidos por siempre jamas??????

    No se…. mira que tengo mis sospechas…

    Lo de ” Ensayo y error= cabreo existencial”… es fantastico….. lo acabo de enmarcar a colorines y con lucecitas…..

    Con respecto a las sospechas sobre la Felicidad y su kit magico, añado una frase , hace poco descubierta de un tal Mark Rowlans: ” La felicidad no es un sentimiento, es una forma de ser. Si nos centramos en los sentimientos, nos perdemos lo esencial”.
    O sea, estamos jodidos, añado yo.

    Tambien tengo otra frase ” sospechosa” que si no la cito reviento y me va a salir algun sarpullido, es de Virginia Wolf : ” Pense que era el principio de la felicidad…. y solo era la felicidad”.

    Tengo una duda existencial …. supongamos que existe alguien, en algun rincon del planeta , que no hubiera visto ni oido nada de ” La media naranja y sus efectos terapeuticos para todos los males”… ansiaria buscarla???
    Su kit de supervivencia estaria completo o incompleto???
    Se desea lo que se desconoce o solo lo que se conoce?
    O el deseo de poseer una media naranja viene impreso en nuestro codigo de barras???
    Que incertidumbre……..

  2. MariPi
    4 junio 2009

    Me parto!!! jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Textos registrados en SAFE CREATIVE

El tiempo es un guasón…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 14 seguidores

Blog Stats

  • 48,285 VISITAS AL BLOG
A %d blogueros les gusta esto: