EVA Y SUS ADANES by Pura María García

EVA HABLANDO DE ADÁN

¿LIBROS DE AUTO-AYUDA? NO, THANKS

BOOKS BY GOERNER

BOOKS BY GOERNER

Cada domingo, antes de ir a la terraza de la cafetería a tomar mi primer café expresso con hielo –acontecimiento fantástico para iniciar un día festivo-paso por el quiosco Arlequín para recoger la prensa.

Ya que llevamos compartidos hasta la fecha un montón de secretos que os he contado en las entradas de mi blog,  os diré toda la verdad: voy por la prensa y para pedirle a Paco que me prepare una bolsita de chuches de 1,50 euros. Sí, como lo leéis.  No imagináis cómo miro la mano de Paco, por entre las cajitas de chuches, mientras va cogiendo mis nubes, mis esponjas, mis fresones rojos y negros, los huevos fritos, las coca-colas de gominota, la pizza pica-pica, las calaveras ácidas…

Inicialmente, cada domingo a eso de las 9.30 entro a ese lugar, unos escasísimos metros cuadrados atiborrados hasta el techo de fascículos, revistas, libros, chuches, lapiceros, pipas, cuadernitos de crucigramas y sudokus y hasta las barajas de cartas más originales que salieron de la mente casi-ludópata del difunto Heraclio Fournier.

En esos metros cuadrados puedes encontrar un estuche plumier de los que no se hallan ni en un museo,  la revista más antigua de punto y labores de ganchillo o los últimos ejemplares de una revista porno emblemática, que son los que Paco guarda, metiditos de antemano entre las páginas del ABC, para los maduritos beatos del barrio.

Ese quiosco es un desafío  a la ley de la proporcionalidad entre capacidad y cabida. Si los Sörensen o Jurdgen, o como quiera que se llamen los diseñadores de Ikea más famosos, visitaran el showroom del simpatiquísimo de Paco y su esposa se tirarían de los pelen (creo que yo que en sueco pelos se dirá así, ¿no?). Arlequín es una prueba de que, con maña y por necesidad, en el mismo espacio físico puede caber el triple y hasta el cuádruple de  ONIS u OSIS, es decir objetos NO y SÍ identificados.

Inicialmente, como os decía, mi intención es comprar la bolsita de chuches (o pack de regreso a la época de mis coletas), el diario y, como mucho, el suplemento correspondiente.

Eso es inicialmente, porque la realidad real es que termino marchándome con las chuches, algunas ya mordisqueadas mientras Paco va despachándome;  el periódico; el suplemento, un DVD de cualquier cosa que te regalan, de forma gratuita, con el suplemento; un llavero o una bolsa de frutos secos; la primera entrega de una cubertería o el primer fascículo de una publicación, generalmente tan estrafalaria como “La mosca cojonera: un milagro de la naturaleza”

Lo curioso es que con títulos tan originales y ascético-místicos como ese, una se queda esperando que le hagan entrega, con el dichoso fascículo, de una cajita de metacrilato con un trocito inferior de ala superior de la primera mosca cojonera que ha cazado el editor de los fascículos…

Este domingo, Paco me hizo un guiño con su ojito derecho y me soltó tan estupendo:

“Ala, Pura, no te quejarás. Tienes la suerte a toneladas. Solo me queda uno y te lo vas a llevar tú, viene con el diario”

“Joder, pensé yo, si Ximo lo considera una suerte será que me ha tocado por lo menos  un apartamento en Torrevieja”

El buen señor se metió en la trastienda del quiosco, es decir dio dos pasitos de hormiga, retrocedió unos centímetros y sacó un libro. Mientras me lo daba en mano volvió a hacerme un guiño a la vez que miraba a su esposa.

“Joder, volví a pensar, dos guiños en 2 minutos es una proporción exagerada, misteriosamente exagerada. Paco y su señora son super amabales pero esto ya es un poco mosqueante…”

Sin dejar de mirar a Paco, que continuaba observando mi expresión de chica-alucinada-recién-levantada-en-domingo, le di la vuelta aquel ejemplar, no de quiosquero, entendedme bien, sino de libro, eh!.

“Mejora tu vida emocional y de pareja en 7 días. Cómo lograr que los demás te amen”


Entendí perfectamente el porqué de los guiños de Paco. Si su mente hubiera sido una película subtitulada, los subtítulos de aquel fotograma, LA ENTREGA DEL LIBRITO, habrían sido algo a sí como: “TOMA GUAPA, A VER SI ASÍ CUANDO TE LO LEAS TE SALE UN NOVIO GUAPO-GUAPO, RICO Y CACHAS Y TE DEJAS LAS CHUCHES QUE ESTÁ CLARO QUE SÍ TIENES DESEO DE AZÚCAR Y DULCES ES PORQUE NO TIENES CON QUIEN PRACTICAR…”

Debí poner la misma cara que la señorita Rotermeier cuando el ginecólogo suizo al que iba le anunció que los síntomas que experimentaba no eran fruto del  vértigo sino del inicio de su menopausia. Lo digo porque Paco me miró con cara de “me-he-paso-un-montón”  e intentó arreglarlo: “Dicen que es muy entretenido…”

“Y un pimiento, pensé yo, tú a mi no me lo has dado para entretenerme…”

En lugar de la transcripción de mi último pensamiento, le dije con una sonrisa profident: “No, si tú sabes que yo por leer…si me gusta leer hasta el Marca…” Le tenía que haber añadido el pensamiento rebelde que cruzó en aquel instante mi mente: “¡¡¡A ver si te crees que para leer el MARCA hace falta haber desarrollado los 2 hemisferios cerebrales con el programa especial de entrenamiento de la NASA, guapetón!!!

Así que, con el rabito entre las piernas, Paco se cobró la compra y, también con mi rabito entre las mías, me largué de la versión IKEA del mundo quiosqueril con un tocho prometedor, al módico precio de 50 céntimos de euro.

Si con 50 céntimos de euro, las tías como yo podíamos lograr en una semana ser amadas por todo dios…¿cómo es que quedaba algún quiosco sin ser asaltado por las evas en proceso de aprendizaje?

El tocho y yo nos dirigimos a la terraza a tomar el nesspresso que anhelaba la que escribe el presente texto. Parecíamos una pareja estupenda, yo era como Harry Potter y el librito, o libraco qorque era gordo como Demis Russo, parecía la Biblia del cáliz de noséqué.

No tenía ningunas ganas de leer aquel libraco-prometedor-de-milagros.

¿Por qué se suponía que yo necesitaba entrenamiento para ser amada? ¿Es que el amor era una pista americana? ¿Quién le había dicho al mundo que si yo no me había casado en segundas era porque no había hecho todavía el Master En Ser Amada por Everybody?

A ver si iba yo a  tener que poner una pancarta o una cartulina en el bar de Santi para que en el barrio hicieran una porra diaria y supieran  que casada no, pero “entretenida” con adán o adanes…

Bueno, mucha mala leche y mucho de todo pero la curiosidad me apretaba más que un tanga de la barbie. Abrí la primer página del libro: “A mi querida compañera S, a mis amigas L y P; a mi ex mujer C y…”

¡Vaya! El autor sí había conseguido ser amado por una lista de evas considerable. Aunque eso debía de haber sido después de ver la luz y haberse separado alguna vez, ya que nombraba en la dedicatoria a su ex y a un montón más de evas.

Continué leyendo.

Los innumerables puntos del índice no tenían desperdicio: Usted no tiene el amor de los demás; El amor es un bien que se aleja de su vida intermitentemente; ¿Por qué el amor hacia usted no es duradero? ¿Por qué sus relaciones son negativas y no fructifican? ¿El amor no le ama?…

Esos eran los puntos introductorios. Si esos eran los primeros, los que tenían que motivar al lector…A ver si no se trataba de un libro sino de su supositorio cultural, de auto-ayuda eso sí, y la parte inicial era la que menos gustito producía.

Los capítulos siguientes eran ya demasié: Modere su egoísmo; Dar para recibir; El sacrificio de amar: un sacrificio gratificante; Aprenda a manejar sus emociones; El silencio, un arma de comunicación y no sigo porque me está dando un ataque de misticismo oriental y me noto levitar…

“Joder, volví a decirme a mi misma, si toda esa gimnasia de sacrificio, silencio y otras técnicas de automutilación de la personalidad las tenía que emplear para que me amara un adán más de una semana…¿me tendría que comprar luego el libro “Vuelva a saber cómo hablar y expresarse para evitar la incomunicación con su pareja”? “

Si me convertía en una eva sumisa, silenciosa y callada, así, porque le daba la gana al Johny Harper ese que se había levantado una morning y había decidido darnos consejos, después de haberse ligado a medio mundo, eso sí…seguro que además de amarme, adán se iba a largar en 2 semanas, más aburrido que el confesor de Cuca García de Vinuesa.

Y allí estaba yo, jorobándome la mañanita del único día de la semana que estoy solita, tranquila y como unas castañuelas, arruinándome mi nesspresso y con el cerebelo a mil porque el Harper ese había visto la luz…

El teléfono sonó, era J.M, mi chico, mi adán desde hacía unos meses.

“Guapa…” me dijo para iniciar la conversación.

Casi me muero de la risa al reparar en la situación.

¡¡¡Pero si yo no necesitaba hacer flexiones sentimentales ni abdominales emocionales para que me amase adán!!!

Adán, mi chico, ya me amaba.

¿Que no iba a durar el amor  45 años? ¿Y eso cómo narices lo sabía el Johny Harper ese? ¡A ver! ¿Cómo? ¿Por qué no me preguntaba  a mí si yo quería que durase tanto? ¿Por qué?

¡Pero si a mi me gusta que el amor dure lo justito y necesario para no llegar a la fase biodegradable!

No lo olvidéis.

¿Libros de auto-ayuda?

NO, THANKS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 26 mayo 2009 por en General, HUMOR, MONOLOGOS, OPINIÓN PERSONAL y etiquetada con , , , , , .

Textos registrados en SAFE CREATIVE

El tiempo es un guasón…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 14 seguidores

Blog Stats

  • 48,285 VISITAS AL BLOG
A %d blogueros les gusta esto: