EVA Y SUS ADANES by Pura María García

EVA HABLANDO DE ADÁN

COMPROMISOFOBIA

COMPROMISOFILIA

COMPROMISOFILIA

Una Eva, más o menos conocida, escribe hoy un artículo de los que yo llamo generoso: tiene tanto para entresacar y comentar que, en el fondo es un acto de generosidad para los que a estas horas de la sunday morning todavía andamos buscando una ráfaga de inspiración.

Eva es Lucia Etxebarria.

Hay quien está inscrito en su club de fans y quienes creen que hace como dice el dicho casimurciano: esa va y viene y por el camino de se entretiene. Analiza un síndrome de nuestros días: el miedo a establecer relaciones profundas. Ella escribe: miedo a las relaciones profundas y plenas.

A mi me ha empezado a dar la risa cuando he comprobado que unía tres conceptos claves: miedo, relaciones y profundas. He pensado en la relación que tengo con mi muy queridísimo peluquero (ahora se les llama estilistas) el modernísimo y encantador Norbert Orobitg. Llevamos juntos más de 17 años y aúna sí tengo miedo cada vez que me sonríe, me hace un guiño con su ojito, tijera estilosa  en mano, y me dice: Vamos a hacerte un cambio.

A mi me encanta cambiar de pelo, y de colgantes y de sandalias y de yo-qué-sé pero…me encantaría que ese “vamos” que el utiliza para cementar la frase introductoria de la operación “recorte de melena”, ese plural-plural no aprobado previamente me fuera consultado. Digo yo que, aunque no significara mucho, a mí me daría la impresión de que el compromiso está consensuado.

Se trata de una relación profunda, vaya que sí. Creo que es el único adán que me toquetea la cabeza, el rostro, las orejitas e incluso se atreve a rozarme con su “paquete de estilita glamouroso” los hombros y la espalda sin que se produzca, en los momentos posteriores a dicho rozamiento y frote, un encuentro carnal. Norbert se apoya sobre mí, me roza mientras atrapa cualquier mecha y la descuajeringa. No tengo aún muy claro si la ausencia de sexualidad, antes-durante-y-después del rozamiento, es debido a su profesión (no sé si los estilistas, por aquello de trabajar con lacas y aerosoles se inmunizan del deseo sexual con las clientas) o a esa cosa de tela que nos colocan sobre los hombros para proteger nuestras ropas del tinte y otros productos. He mirado varias veces la composición de dicha prenda buscando encontrar en la etiqueta, junto a la palabra poliéster, el término bromuro, pero nada.

Es una relación profunda, duradera y, como dice Eva Etxebarria plena. Plena de encuentros e intercambios, no eflúvicos ni pasionales, pero sí de tickets de VISA, muestrecitas de productos, revistas donde aparece el gurú de la franquicia, el señor Llongueras y etc.

Etxebarria dice que, aunque no lo creamos, somos las mujeres las que más padecemos la compromisofobia. Habla de la eva que es compromisofóbica previsora, la que solo se embarca en relaciones que ya se sabe que no van a poder ser plenas; la alcohólica, la que zanja la cosa con una borrachera cuando se presiente que la relación va a querer tomar un cariz de compromiso profundo…

Ay, Eva Etxebarría, parece mentira…

Y a mí que lo que me da es  que lo que Eva tiene actualmente no es miedo al compromiso (de hecho su vida está plena de compromisos de amistad, trabajo, familia, aficiones) sino que quizás lo que busca es comprometerse con cierta seguridad, es decir, no con cualquier adán sino con el que, aún a riesgo de equivocarse, ella cree que es su adán.

Y todo esto sin olvidar al 50% del compromiso: a adán.

Adán puede que también se encuentre afectado del virus de la nocompromisitis, ¿o no?

Adán también tiene miedo.

Todos tenemos nuestros miedos…

Yo, de todas formas, soy una obsrevadora, una mirona comprometida…

Me divierto observando.

Me divierto y me sorprendo: esta mañana, al ir a comprar la prensa, una pareja de hombres estaba junto a mí. Me han mirado unos instantes Al marcharse, Ximo, el quiosquero me suelta: ¿sabes, Pura? Me acaban de preguntar si estabas casada. Les he dicho que no, que estabas soltera, que eras escritora y que no conocía a otra chica más trabajadora que tú.

¿Y?, le he preguntado a Ximo.

Nada. Me han dicho: déjate de buena chica, tiene que ser rarita y una jaca, con carácter porque sino…con lo guapa que es… ¿cómo es que no está comprometida?

Ay, Eva Etxebarría…

Así que las mujeres tenemos miedo al compromiso…

Hay que joderse…

About these ads

8 comentarios el “COMPROMISOFOBIA

  1. Lili
    17 mayo 2009

    muy buena esta! totally agree
    y que pasa cuando el individuo-con-miedo-al-compromiso-que-no-lo-acepta nos dice: esque yo quiero lo que tu quieras, si tu estás bien yo tambien lo estoy… Yo quiero que tú estes bien…
    Encima de miedo te coloca entre líneas un: comprométeme tu, que es que yo va a ser que tengo un dia tonto para tomar decisiones…

    • puramariagarcia
      17 mayo 2009

      LILI!!!! Que esa canción creo que la he escuchado cantar más de una vez pero no en la vida real, ¿no?
      ¿Sería en el cine?
      El amor de verdad, que no es el de los príncipes pero tampoco el de los cyborgs, es también compartir miedos y no solo “sentir” que hemos de liberar al otro de sus propios miedos. Si tú lo sabes…que me lo ha dicho un pajarito…Besotes

      • Mar
        17 mayo 2009

        ¡Qué fuerte!Justamente he leído hoy ese artículo en la magazine, y me ha parecido super interesante. Yo no creo que tengamos compromisofobia, sino que las personas en general, seamos inquietas e independientes o no lo seamos, necesitamos nuestro propio espacio, de hecho varios estudios indican que en una relación de pareja sana se necesita tener el propio espacio. El problema en muchas de las relaciones de pareja, es que ese espacio se suprime, con lo cual uno deja de ser uno mismo y ahí es cuando entran en juego los agobios, fobias, etc y nace la necesidad de romper ese vínculo. Si queréis más información sobre el tema del amor, en concreto de la búsqueda del amor verdadero y tras una separación, hay un libro buenísimo de Silvia Salinas y jorge Bucay titulado seguir sin ti y hace mención a ese tipo de relación amorosa sana.

      • puramariagarcia
        17 mayo 2009

        ¡Qué razón tienes Mar!
        Si se inicia una relación siendo “uno” o “una” determinada, y por eso nos gusta y nos enamora el “otro”, por ser como es, y la identidad se transforma brutalmente…¿de quién estábamos enamorados? ¿con quién con-vivimos?
        El AMOR es PRECIOSO, pero no el AMOR a un “otro” cualquiera. El COMPROMISO es una actitud, una voluntad y para ejercerlo hay que sentir que, al menos en esos momentos, se QUIERE DAR.
        Besos, MAR!

      • Mar
        17 mayo 2009

        efectivamente, para poder amar de verdad tienes que ser tu mismo y que el otro sea él mismo sino el vínculo nunca será suficientemente fuerte y nunca se podrá llegar al compromiso. Besos, Pura! PD: Si quieres te paso el libro. me he vuelto fan de Jorge Bucay, el hombre ese tiene una razón…

  2. Mar
    17 mayo 2009

    Amh, y la verdad es que hoy en día quien no se compromete es porque no quiere, pero desde mi punto mi vista yo creo que valgo los suficiente como para acabar con el primero que se cruce en mi camino, porque como siempre me ha dicho mi madre “más vale sola que mal acompañada”. No creo en príncipes azules, pero sí creo en la complementariedad entre un hombre y una mujer y el poder ser yo misma siempre y en todas las situaciones, no una marioneta que se adapta al tipo de novio de turno, yo soy yo y mis circunstancias y a quien no le guste que no mire. eso es tener autoestima, no compromisofobia.

  3. Cristina
    18 mayo 2009

    Pues yo sí creo en esa especie de compromisofobia que padecemos “algunas” mujeres.
    Yo al menos, reconozco haberla padecido hasta la fecha.
    Pero creo que se trata más bien de ese miedo a perder tu espacio y tu libertad que va casi siempre implícito al compromiso con alguien y que hace que te rebeles y que muchas veces veas defectos donde no los hay (o al menos, no de tal magnitud) solo para justificar que vas a salir corriendo para de nuevo recuperar tu preciado espacio.

  4. Ana Scalice
    19 mayo 2009

    Las mujeres tenemos miedo al compromiso porque en general quedamos “comprometidas con x ” y más solas que Adán en el día de la madre!!!, en esto del compromiso.

    Generalmente, los hombres tienden a “minimizar u olvidarlos”… Bueh, No todos, hay algunos que pueden comprometerse sin que se les vaya la vida en eso, será un salto evolutivo del ADN..??? JEJEJE

    Besotes

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 17 mayo 2009 por en General, HUMOR, IRONIA, MONOLOGOS y etiquetada con , , , , , .

Textos registrados en SAFE CREATIVE

El tiempo es un guasón…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 14 seguidores

Blog Stats

  • 44,508 VISITAS AL BLOG
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: